Recientemente cubrimos la terrible victoria del populismo argentino que atormentó al país la semana pasada. Los ciudadanos más preparados ya se han dado cuenta de que existe el riesgo de que este nuevo gobierno incumpla la deuda externa, interrumpa los pagos o confisque los depósitos bancarios de los ciudadanos.

En las redes sociales, el mensaje: "Retirar los dólares del banco" se ha vuelto viral en toda Argentina. Todo parece un poco exagerado, pero hace menos de 20 años, en un evento conocido como corralito en diciembre de 2001, millones de honestos argentinos y trabajadores tenían sus cuentas cerradas sin previo aviso. Otro hecho alarmante es la caída del poder adquisitivo de la moneda local, la devaluación del peso ya ha perdido el 23% de su valor desde las elecciones primarias.

La historia de desastres del gobierno ha resultado en una fuerte fiebre por los dólares. La situación es terrible y no hay nada que pueda consolar a los argentinos en este momento. Sin embargo, podemos sacar una valiosa lección de esta situación, siempre es necesario mantener una reserva diversificada y nunca depender al 100% de las entidades gubernamentales. Seguramente, muchas de esas personas que están desesperadas por un incumplimiento estarían felices de tener una cantidad de criptomonedas.