El lunes 26 de agosto, el Banco Central de Brasil anunció que clasificará las criptomonedas como "activos no financieros producidos".

Además, siguiendo la recomendación del FMI, también incluirán comprar y vender criptomonedas en la balanza comercial y clasificarán la actividad minera como un proceso de producción.