El gobierno local de Berlín aprobó hace unos meses una propuesta para congelar los alquileres en la ciudad durante cinco años. La medida tiene como objetivo abordar el reciente auge de los precios de alquiler que ha estado preocupando a los habitantes de la ciudad.

Durante años después de la reunificación de Alemania en 1990, Berlín atrajo a artistas, músicos y estudiantes por su vivienda más barata que en otras ciudades europeas. Solo en la última década, alrededor de 40,000 personas se han mudado a la capital alemana. Ante el aumento de la demanda y las ventas de bienes raíces para grandes empresas que cotizan en bolsa, Berlín se convirtió en la ciudad de Alemania donde los precios de alquiler aumentaron más desde 2008. En promedio, el aumento fue del 104%. Entre los residentes de la capital alemana, el 85% son inquilinos y muchos han entendido esta transformación en sus bolsillos.

Aunque los alquileres siguen siendo más baratos que en Londres o París, Berlín tiene tasas de desempleo y pobreza relativamente más altas, y un salario promedio bajo, lo que dificulta que muchos encuentren viviendas asequibles. Se espera que la congelación entre en vigencia el 1 de enero de 2020. Solo las propiedades construidas después de que la regla entre en vigor están excluidas del cambio. Los propietarios que violen la ley pueden recibir una multa de hasta 500,000 euros.