En vista de la pandemia mundial declarada por la OMS, se deben tomar todas las medidas para prevenir la propagación del coronavirus. Con el banco más líquido del mundo, no podría ser diferente.

Desde el principio, siguiendo de cerca los avances en la propagación del coronavirus (COVID-19), la mayor amenaza para la salud que el mundo ha visto en las últimas décadas, Capitual aplicó medidas para proteger a sus clientes, proveedores y empleados.

Por el momento, la mayoría de los países en los que opera Capitual ya han impuesto restricciones muy necesarias para frenar la propagación. Por lo tanto, en las últimas dos semanas, el banco reorganizó todo su personal para que pudieran realizar sus tareas en la oficina central, se unió al movimiento que congela los despidos durante este período de inestabilidad e instruyó a todos a quedarse en casa, cuidarse a sí mismos y a sus familias

La institución declaró que los servicios de Capitual continúan operando 24/7, sin interrupciones, tanto a través de la plataforma web como de la aplicación. Y cuando sea necesario, el equipo de soporte permanece disponible para responder preguntas y ayudar con lo que sea necesario.

En una nota final, el banco agradeció a los profesionales que han marcado la diferencia en este importante momento "Nuestros corazones están con todos los afectados por el brote y estamos profundamente agradecidos con los miles de profesionales de la salud que están en la línea del frente, ayudando a sus comunidades".