El crecimiento económico de China se ha mantenido estable en medio de las tensiones comerciales con los Estados Unidos, lo que resulta en una expansión del 6.1% del Producto Interno Bruto (PIB) en 2019, según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas de China.

La tasa de crecimiento es la más lenta en casi tres décadas y una desaceleración desde el aumento del 6.6% registrado en 2018. La producción industrial china avanzó un 6.9% en la comparación anual de diciembre, acelerándose desde un aumento del 6.2% en noviembre. El avance de diciembre superó la mediana de las proyecciones de 15 analistas encuestados por el Wall Street Journal, un 5,9% más. Las ventas minoristas aumentaron 8.0% el mes pasado en comparación con diciembre de 2018, repitiendo el aumento de 8.0% en noviembre y superando las proyecciones de crecimiento de 7.8%.