El gobierno chino se está preparando para lanzar una nueva moneda digital para competir con Bitcoin y, posiblemente, con Libra de Facebook. Sin embargo, la nueva moneda no es descentralizada, lo que genera preocupaciones de privacidad sobre cómo el gobierno podría usar sus datos. Según fuentes que trabajan cerca del proyecto, el yuan digital podrá transferirse entre usuarios sin una cuenta y sin una red móvil o de internet.

La nueva moneda digital de China tampoco necesita una cuenta bancaria, y está libre del control del sistema bancario tradicional. Los usuarios tendrán una billetera digital en su teléfono móvil que podrá transferir la moneda a otra persona colocando los dos teléfonos en contacto físico, utilizando la tecnología de comunicación de campo cercano (NFC).