Los reguladores chinos han endurecido las restricciones que prohíben que las instituciones financieras y las empresas de pago brinden servicios relacionados con las criptomonedas, lo que marca una nueva ofensiva contra el dinero digital.

En comparación con una prohibición anterior emitida en 2017, las nuevas reglas han ampliado enormemente el alcance de los servicios prohibidos y han juzgado que "las monedas virtuales no son compatibles con ningún valor real".

Las tres asociaciones del sector financiero aconsejaron a sus miembros, que incluyen bancos y empresas de pago en línea, que no ofrezcan ningún servicio relacionado con empresas de criptomonedas, como apertura de cuentas, registro, negociación, compensación, liquidación y seguros, reiterando la prohibición de 2017.

La "nueva prohibición" dejó en claro que las instituciones no deben aceptar monedas virtuales, ni utilizarlas como medio de pago y liquidación.

También se ha instado a los bancos y compañías de pago a intensificar el monitoreo de los flujos de efectivo involucrados en el comercio de criptomonedas y a coordinar más estrechamente la identificación de tales riesgos.

Las pautas fueron formuladas en una declaración conjunta de la Asociación Nacional de Finanzas de Internet de China, la Asociación Bancaria de China y la Asociación de Pagos y Compensación de China.