El Comité de Estrategia y Finanzas de la Asamblea Nacional de Corea del Sur aprobó nuevas enmiendas a la ley tributaria, posponiendo la introducción del impuesto sobre la renta en el comercio de criptomonedas hasta enero de 2022.

Inicialmente, el impuesto estaba programado para entrar en vigencia en octubre de 2021, pero el comité argumentó la semana pasada que las corretoras locales necesitaban más tiempo para preparar la infraestructura que cumpliera completamente con las nuevas reglas.

A partir de enero de 2022, los ingresos de las transacciones de criptomonedas incurrirán en un impuesto del 20%, pero solo si las ganancias de un comerciante superan los 2,5 millones de won coreanos (alrededor de $ 2,000) en un año. Todos los ingresos relacionados con el comercio de criptomonedas por encima de este límite se gravarán anualmente.

Los impuestos a las criptomonedas han sido un tema cada vez más popular últimamente, ya que los activos digitales están ganando más tracción entre el público en general. Si, por un lado, la inclusión de impuestos aumenta los costos, por otro lado reduce el miedo a los boicots y prohibiciones provenientes de los estados y ayuda a que las monedas se consoliden en un mercado más amplio.