Un análisis de Bloomberg proyectó 21 millones de desempleados para este momento de confrontación contra el coronavirus, y los números reales mostraron 20,2 millones de empleos destruidos en esta crisis de la primera mitad de 2020.

Esta tasa de desempleo se registró como el peor resultado jamás visto desde 2009, cuando ocurrió la crisis financiera donde se perdieron 834,665 empleos. Según Ahu Yildirmaz, codirector del Instituto de Investigación ADP, el recuento ya sería más del doble del número de desempleados presenciados durante la gran recesión.

Las únicas áreas que no se vieron muy afectadas en esta pandemia fueron la educación y la gestión empresarial, mientras que las áreas más afectadas fueron los servicios, bares y restaurantes y el turismo.