El jueves pasado, el Banco Central de Brasil anunció que formaría un equipo para estudiar y discutir la posible implementación de una criptomoneda local, emitida por la propia institución.

Según el banco, el principal objetivo del grupo sería proponer un modelo de emisión, con identificación de riesgos, seguridad y protección de datos. La implementación de la moneda digital puede ser una posibilidad para mejorar el modelo actual de transacciones comerciales entre personas e incluso entre países.

La autoridad monetaria destacó que la moneda no competiría con el real y solo sería una nueva forma de representación de la moneda.

“El BC pretende investigar los alcances de una CBDC, así como los beneficios para la sociedad, considerando las especificidades y desafíos del contexto nacional”.

El grupo Bacen también debería estudiar los impactos de la moneda digital en la inclusión y estabilidad financiera del país, así como los posibles efectos en la política monetaria y económica.