En un intento por frenar la fuga de capitales, el Banco Central de Irán ha prohibido el comercio de Bitcoins y otras criptomonedas extraídas fuera del país.

Los depósitos de petróleo y gas natural hacen que la minería de Bitcoin en Irán sea rica en energía, relativamente barata y rentable. Desde la legalización de la minería de criptomonedas (pero no el comercio) en 2019, Irán ha tratado de regular la industria en su beneficio.

En octubre pasado, mientras Irán buscaba evitar paralizar las sanciones estadounidenses iniciadas durante la administración Trump, el Banco Central ordenó a los mineros de Bitcion registrados en Irán que vendieran los tokens extraídos al CBI. La medida le dio al país una forma alternativa de pagar las importaciones que pasaba por alto las restricciones de moneda extranjera.

El rial, la moneda nacional de Irán, acumula una pérdida del 80% de su valor frente al dólar entre enero de 2017 y enero de 2021. Durante ese mismo período, el valor de Bitcoin aumentó en más del 3.800%.