El Banco Central Europeo espera que, a pesar del lanzamiento de nuevas vacunas, el impacto económico de la pandemia se prolongue hasta 2022. La institución, por tanto, ha ampliado sus programas de ayuda financiera a países de la zona.

Las medidas incluyen un programa de impresión de efectivo por valor de más de $ 2 billones y una iniciativa que efectivamente paga a los bancos para que presten dinero a empresas y consumidores.

Según los economistas del banco central, la zona euro no logrará la inmunidad colectiva al virus hasta finales de 2021 y la economía no recuperará su fuerza prepandémica hasta mediados de 2022.

Incluso después de que las vacunas vuelvan inmunes a la mayoría de las personas, el Banco Central Europeo deberá seguir inyectando dinero en la zona euro para aumentar la inflación crónicamente baja, dicen los economistas. Los precios al consumidor cayeron a una tasa anual del 0,3% en noviembre y no se espera que comiencen a subir hasta el próximo año.

Como parte de su esfuerzo por estimular la economía, el banco aumentará las compras de bonos, esencialmente un programa de impresión de efectivo, en 500 mil millones de euros, hasta un total de 1,85 billones de euros. El banco dijo que espera seguir comprando hasta al menos marzo de 2022, nueve meses más de lo planeado.

El banco central también extendió las tasas de interés negativas por un año. Con tasas tan bajas como -1%, el banco central en realidad está pagando a los acreedores para que reciban dinero e inyecten crédito en la economía.