Los principales pilares de la industria actual de las criptomonedas, las monedas estables y DeFi, representan una amenaza para los bancos centrales del mundo, según el director del Centro de Innovación del Banco de Pagos Internacionales (BIS).

Las finanzas descentralizadas son un conjunto de productos criptográficos que replican muchos servicios comunes en las finanzas tradicionales, como los préstamos, pero reemplazan a los bancos y otras instituciones financieras centralizadas con líneas de código.

“Los bancos centrales tienen un trabajo que hacer - proporcionar estabilidad de precios y estabilidad financiera - y deben mantener su capacidad para hacerlo. Las monedas digitales del banco central tardarán años en ser lanzadas, mientras que las monedas estables y los activos criptográficos ya están aquí ”, dijo el director del Centro de Innovación del BIS. "Esto hace que sea aún más urgente comenzar", agregó.

En un informe publicado a principios de este año, el BPI dijo que las monedas estables "intentan importar credibilidad al estar respaldadas en monedas reales". El informe agregó que las monedas estables "son tan buenas como la gobernanza detrás de la promesa de apoyo".

Sin embargo, el director del Centro de Innovación cree que las monedas estables globales, las plataformas DeFi y las grandes empresas de tecnología desafiarán los modelos de los bancos de todos modos.

China a la vanguardia

China es vista predominantemente como la nación líder en el mundo cuando se trata de implementar una moneda digital del banco central.

El yuan digital de China se propuso por primera vez en 2017 y entró en la fase piloto en abril de 2020. Desde octubre del año pasado, el Banco Popular de China (PBOC) ha enviado millones de yuanes digitales a ciudadanos de todo el país mientras probaba el proyecto.