En medio de la pandemia, el Consejo Europeo adoptó medidas para ayudar a los ciudadanos más pobres de la Unión Europea. Los embajadores de los países del bloque acordaron las enmiendas a la regulación del fondo para ayudar a los más necesitados.

La decisión facilitará que los países miembros, las organizaciones asociadas y otras partes interesadas tengan acceso al fondo, conocido por el acrónimo inglés Fead, también para proteger a los empleados involucrados en la distribución de ayuda. Alrededor de 13 millones de ciudadanos de la UE se benefician del fondo cada año, dice el Consejo Europeo en un comunicado.