El mes pasado, los empleadores agregaron 266,000 empleos, el más alto desde enero, alcanzando una tasa de desempleo del 3.5 por ciento, el nivel más bajo en 50 años. El número de nuevas contrataciones de empleados ha aumentado desde principios de año, con un promedio de 205,000 en los últimos tres meses, muy por encima del mínimo de 135,000 en julio.

El crecimiento constante del empleo ha ayudado a asegurar a los consumidores que la economía se está expandiendo y que sus empleos e ingresos siguen siendo seguros. Esto sin duda aumentará el gasto y el crecimiento en los próximos meses, al tiempo que tranquilizará a los inversores de que la economía del país se está moviendo hacia el lado opuesto de una recesión.