Con la crisis del coronavirus, la expectativa general del mercado es que el PIB de América del Norte caería hasta un 4% en el primer trimestre. Sin embargo, las cifras publicadas apuntan a una caída 20% mayor, de 4.8%.

El desempeño en la primera mitad de 2020 fue marcado como el peor desde la crisis de 2008, lo que confirma que la pandemia de coronavirus provocó una fuerte caída en la actividad económica y provocó el cierre de los establecimientos.

Después del aumento del PIB estadounidense en el tercer trimestre de 2019 y la primera disminución del 1.1% desde de 2014, los analistas indican que tendremos al menos dos trimestres seguidos de una contracción económica, generando una recesión en el país.

En comparación con 2008, se verificó que el primer resultado del cuarto trimestre marcó una disminución del 3,8%, y después de la revisión se encontró una disminución dos veces peor de lo indicado. La misma situación puede ocurrir en el escenario en el que nos encontramos en este momento, ya que los datos actuales con una caída del 4,8% se refieren solo a unas pocas semanas del cierre del país en 2020.