En comparación con el dólar estadounidense, la moneda brasileña ha mostrado el peor desempeño entre las monedas mundiales en 2020, lo que ha dejado a muchos economistas preocupados por la economía nacional.

Además de la crisis global provocada por el nuevo coronavirus que afecta a la mayoría de las monedas emergentes, el real tiene otros factores que están pesando en su desempeño. Uno de los factores es el riesgo fiscal, que es aún mayor esta semana debido a la decepción del mercado con el programa de Renta Ciudadana, que puede impactar drásticamente el tema fiscal, asustando a los inversionistas.

El real acumula una caída del -39,60%, ubicándose muy por detrás de las monedas de países con grandes crisis, como Argentina, en la que el dólar se apreció un 27,25% frente al peso. El rendimiento es, con mucho, el peor, ya que frente a la segunda peor moneda, la lira turca, el dólar se apreció un 26,69%.

Otras monedas que ven al dólar apreciarse fuertemente en el año son el rublo ruso (25,17%), el rand sudafricano (19,59%) y el peso mexicano (16,77%) y colombiano (16,44%). %).

La crisis del coronavirus ha pesado mucho en el desempeño de las monedas emergentes. Dado que en épocas de mayor tensión, los inversores globales tienden a buscar activos más seguros, evento conocido como huida hacia la calidad, posicionándose mayoritariamente en dólares estadounidenses.