Después de un año y medio de negociaciones, Estados Unidos y China llegaron a un acuerdo comercial provisional. Los dos países acordaron el viernes suspender aranceles adicionales sobre casi $ 160 mil millones en productos chinos, reduciendo las sanciones económicas e introduciendo nuevos compromisos del gobierno chino para comprar más productos estadounidenses, especialmente de los agricultores.

Según los funcionarios chinos, Estados Unidos acordó reducir los aranceles adicionales sobre los productos chinos escalonados. Sin embargo, el presidente de Estados Unidos dijo que usaría los aranceles restantes como palanca en la segunda fase de las negociaciones con China. "Los aranceles se mantendrán en gran medida", dijo. "Los usaremos para futuras negociaciones sobre un acuerdo de segunda fase".