Aunque las Islas Marshall forman una nación independiente, hasta ahora han utilizado el dólar estadounidense como su moneda oficial para todos los pagos, deudas, cargos gubernamentales, impuestos y tasas.

Esto está a punto de cambiar. El país ahora planea emitir su propia criptomoneda. Según el ministro Paul, una solución descentralizada que use la tecnología blockchain sería más apropiada y viable para el país, que tiene poco más de 50,000 habitantes repartidos en 1,000 islas del Pacífico.

El objetivo va más allá de la independencia, según el ministro, permitiendo que el estado automatice gran parte de sus obligaciones, reduciendo los costos administrativos y ayudando al país a combatir el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo.

Por último, pero no menos importante, el ministro agregó que la nueva moneda tendrá un enfoque razonable en la privacidad, "específicamente, la capacidad de elegir cuándo divulgar su información, qué compartir exactamente y con quién".