El martes pasado, el gabinete de Japón declaró el estado de emergencia durante un mes en siete áreas y aprobó un paquete económico de 108 billones de yenes ($ 988.83 mil millones) para hacer frente a los efectos adversos de la pandemia de coronavirus.

El paquete incluye gastos de impuestos de 39.5 billones de yenes y transferencias de 300,000 yenes a familias que han sufrido graves pérdidas e ingresos debido al coronavirus. Además, el gobierno japonés planea ofrecer hasta 2 millones de yenes a las pequeñas empresas afectadas por la pandemia y aliviar parte de los impuestos pagados por las empresas en ese segmento.