China está dando un gran paso tecnológico, iniciando la implementación de su nueva moneda digital, el e-RMB, que tiene la intención de reemplazar por completo la moneda física que circula actualmente en el país y desconectarse del uso y el stock de dólares, siendo así el primer gran ahorro utilizando el sistema monetario totalmente digital.

La moneda ha estado en desarrollo durante algunos años y está casi lista, después de haber sido probada en varias ciudades, incluida una parte de Beijing, donde se celebrarán los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022.

Los informes sugieren que las franquicias famosas como Mcdonald's están listas para aceptar la nueva moneda. En Xiong'an se realizaron miles de pruebas con tiendas minoristas y tiendas de alimentos, el sistema también debe ser probado en el transporte público.

Ya hay algunas plataformas de pago ampliamente utilizadas en China, como la famosa Wechat, que aunque todavía no funcionan con la nueva moneda digital, sirven como prototipo de la tecnología e-RMB.

Xu Yuan, profesor de la Universidad de Pekín, dice que con el nuevo sistema será posible rastrear todas las transacciones en tiempo real, ayudando a supervisar y controlar la economía por el gobierno.

Este movimiento audaz puede afectar fuertemente las relaciones comerciales de China con otras economías, creando un clima desafiante entre las mayores potencias del mundo y revolucionando la libertad individual.