La ruta comercial ferroviaria China-Europa está a punto de recibir una importante actualización que incluirá el uso de la tecnología blockchain para aumentar la eficiencia.

El puerto ferroviario internacional de Chengdu en la provincia de Sichuan se instaló con la plataforma Sino-Europe Trade Link 2.0 impulsada por blockchain por el Banco Industrial y Comercial de China.

Además de reducir el tiempo dedicado a verificar los documentos logísticos, el nuevo sistema permitirá a las empresas de comercio exterior retirar dinero directamente del banco para acelerar el flujo de caja.

Las empresas en las que la carga se entregaba desde China por ferrocarril solían tardar más de un mes en llegar a sus destinos en Europa. Debería comprobarse la documentación y los conocimientos pertinentes en cada paso fronterizo, cuya logística se ve obstaculizada por dificultades de traducción y retrasos burocráticos.

En los primeros tres años y tres meses de existencia, el servicio de carga China-Europa logró realizar 200 viajes. Desde que se introdujo la tecnología blockchain, se ha realizado la misma cantidad de viajes en solo dos meses.

Estamos siguiendo de cerca los cambios radicales en la forma en que se lleva a cabo la gestión, pública o privada. Primero, blockchain reformó el sistema financiero a través de Bitcoin, y ahora la tecnología continúa expandiendo sus usos, reduciendo la burocracia y aumentando la eficiencia.