Hace unas horas, un servicio llamado Cream Finance dijo que su DNS estaba "comprometido por un tercero". La cuenta de Twitter de otra exchange, PancakeSwap, luego confirmó que también había sido atacado a través del mismo mecanismo.

Un “secuestro de DNS” ocurre cuando un atacante redirige el tráfico a un servidor malintencionado que tiene la apariencia y estructura idénticas a las del original; en este caso, el “sitio web secuestrado” quería que los usuarios colocaran sus claves para robar fondos que estaban presentes en esas cuentas.

A diferencia de un intercambio tradicional, donde los activos se negocian a través de una autoridad central, un intercambio descentralizado utiliza contratos inteligentes, es decir, no hay propietarios, solo códigos automatizados, mantenidos por equipos descentralizados, que sirven de base, lo que permite que el dinero fluya directamente entre los comerciantes.

Fundamentalmente, los contratos inteligentes de PancakeSwap no fueron hackeados. Solo la parte frontal del sitio se vio afectada por este ataque.

Invertir en protocolos DeFi puede ser extremadamente arriesgado, ya que están sujetos a ataques: la mitad de todos los ataques relacionados con criptomonedas en 2020 se dirigieron a DeFi, según la compañía de datos blockchain Chainalysis.

Desafortunadamente, no hay señales de una desaceleración en la cantidad de hacks de intercambio descentralizados en 2021. La semana pasada, fue el turno de Dodo que terminó teniendo una pérdida de alrededor de $ 4 millones. Por otro lado, debemos ser optimistas y tener en cuenta que los DeFi son todavía relativamente nuevos y están en constante optimización, se corregirán los errores y se reforzará la seguridad de la tecnología.