Los nuevos reclamos por beneficios de desempleo en los Estados Unidos aumentaron 3.341 millones en la semana que terminó el 28 de marzo, a un nuevo récord de 6.648 millones, en medio de los fuertes efectos adversos de la pandemia de coronavirus en la economía estadounidense, según datos ajustados estacionalmente publicados hoy Departamento de Trabajo.

El total estuvo muy por encima de las expectativas de los analistas encuestados por The Wall Street Journal, de 3,1 millones de solicitudes. La lectura de la semana anterior, que hasta entonces había sido un récord, se revisó de 3.283 millones a 3.307 millones de pedidos.