En un momento de alta tensión entre los dos gobiernos, China podría vender gradualmente el 20% de sus bonos del Tesoro de Estados Unidos como una forma de protegerse de las tensiones con la administración Donald Trump.

Según el último balance general publicado por el Departamento del Tesoro de EE. UU., China tiene alrededor de $ 1.07 billones en bonos, ocupando el segundo lugar como el mayor acreedor extranjero de Estados Unidos, solo superado por Japón. En los primeros seis meses este año, el gobierno de Beijing ya vendió alrededor de $ 106 mil millones en bonos del Tesoro de Estados Unidos.

Según el periódico estatal chino Global Times, "el país está preocupado por los riesgos potenciales de un elevado endeudamiento estadounidense". Ciertamente no es una exageración por parte del gobierno chino, la deuda estadounidense ya estaba alcanzando niveles invaluables. Ahora, el gasto en la pandemia ha provocado que el déficit presupuestario de Estados Unidos se dispare, lo que ha llevado la deuda pública estadounidense a niveles no vistos desde la Segunda Guerra Mundial.

En resumen, la noticia no es buena para los tenedores de valores públicos estadounidenses, ya que una liquidación provocaría una fuerte caída tanto en el precio de los bonos como en el valor del dólar, además de traer inestabilidad a la actual moneda global.