Los inversores alternativos se están acercando lentamente a la idea de invertir en criptomonedas, según un nuevo estudio realizado recientemente por la empresa de contabilidad Ernst & Young.

El 31% de los gestores de fondos de cobertura, el 24% de los inversores alternativos y el 13% de los gestores de capital privado afirmaron que tienen previsto añadir criptomonedas a sus carteras en los próximos dos años.

Según el estudio, es probable que los gestores de las empresas más grandes -fondos de cobertura que supervisan más de 10.000 millones de dólares- estén planeando entrar en el mercado de las criptomonedas.

Otra encuesta, Global Alternative Funds, realizada entre julio y septiembre de 2021 y llevada a cabo por Greenwich Associates, entrevistó a 264 inversores institucionales alternativos y llegó al mismo resultado. Aunque el número de entrevistados es pequeño, representan fondos que suman casi 5 billones de dólares.

Entre las preocupaciones de estos gestores de fondos alternativos, la mayor está relacionada con la ciberseguridad y la disponibilidad de soluciones de custodia de grado institucional. Estas demandas han sido satisfechas lentamente por el mercado, con mejoras y controles que incluyen la aprobación de transacciones con múltiples firmas, y la capacidad de generar auditorías detalladas a satisfacción de los reguladores.